Forestación

Más de 100.000 árboles de valiosas especies como robles, cipreses, aromos, acacias, álamos, casuarinas, cedros, eucalyptus, fresnos, magnolias, nogales, paraísos, tilos, tipas, pinos, abedules, araucarias, olivos, sauces, lambertinas, liquidámbar y alcanfor, plantados hace 35 años, crean un microclima naturalmente saludable, un auténtico bosque. Para mantener, acrecentar y diversificar el bosque, los propietarios deben replantar 3 árboles por cada uno removido si es que el desarrollo de las viviendas lo requiere. La cantidad y calidad de la vegetación es controlada y supervisada cuidadosamente por un grupo de parquistas y un ingeniero agrónomo. El paisaje, el aire puro y el canto de los pájaros, forman un escenario mágico que se va abriendo paso entre la arboleda tan natural como exuberante.